¿Quién gana y pierde con apertura del PRI?

agosto 11, 2017 Político

IMG_0006

 

La puerta para acceder a la candidatura presidencial del PRI se hizo más ancha, ya quitaron de los estatutos el requisito de los 10 años de militancia en el partido para ser candidato, aunque todavía falta que lo avalen en su Asamblea y Consejo Nacional. Si lo aprueban, como está previsto, no será necesario pertenecer al PRI para ser su candidato en las elecciones de 2018.

 Ganadores

Evidentemente la reforma priista beneficia a algunos miembros del gabinete y perjudica a otros, además representa un triunfo para la dirigencia del partido y Los Pinos sobre los grupos rebeldes que peleaban para postular a un candidato con ADN tricolor.

Con la apertura de candados en el PRI ganan el secretario de Hacienda, José Antonio Meade; y el de Educación Pública, Aurelio Nuño, pues el primero no está afiliado al partido y el segundo apenas tiene tres años de militancia.

aspirantes_pri_que_cumplen_con_militancia

También representa un triunfo para el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza; la secretaria general del partido, Claudia Ruiz Massieu; y el legislador Jorge Carlos Ramírez Marín; así como para los coordinadores del tricolor en el Senado y en la Cámara de Diputados, Emilio Gamboa y César Camacho, respectivamente. Todos ellos impulsaron la modificación de los estatutos y operaron la negociación con algunos grupos rebeldes que se oponían a desbloquear el camino para Nuño y Meade.

Pero por encima de todos gana el grupo del presidente Enrique Peña Nieto, al demostrar su fuerza dentro del PRI y dejar en claro que tiene el poder para impulsar al candidato presidencial que más convenga a sus intereses.

Perdedores

No obstante, el triunfo de los peñistas representa una derrota para el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; y otros de sus compañeros de gabinete como los titulares de Salud, José Narro; y de Turismo, Enrique de la Madrid, porque habrá más competencia y tendrán que enfrentar al grupo de Peña Nieto.

También pierde la diputada federal con licencia, Ivonne Ortega, quien encabezó el movimiento de los rebeldes. Ortega Pacheco milita desde hace 30 años en el PRI y aspira a la candidatura presidencial, por eso se oponía a abrir los candados a los políticos externos. Si en un inicio el rival a vencer era Osorio Chong, ahora la contienda interna en el tricolor se puso más difícil para ella.

La última esperanza para Ivonne Ortega era su propuesta de que el candidato presidencial fuera elegido en una encuesta entre militantes y simpatizantes, pero no la aprobaron. De hecho algunos de sus compañeros de la corriente Alianza Generacional, como José Ramón Martel y José Encarnación Alfaro, le dieron la espalda, negociaron con el grupo de Enrique Ochoa y apoyaron la reforma de los estatutos.

 

 

Cabe señalar que el movimiento rebelde tenía la influencia de Manlio Fabio Beltrones, pero al final él no perdió pues negoció para que se avalara su proyecto de gobiernos de coalición. La dirigencia del PRI accedió a impulsar en el Congreso de la Unión la propuesta de Beltrones.

Ochoa se impone, PRI rompe candados pero pierden plurinominales