Oficina de Osorio Chong interviene en caso Huehuetlán

abril 18, 2017 Golpe Bajo Iván Tirzo

 Iván Tirzo

Un dolor de muelas es el Padre Moncho para la Arquidiócesis de Puebla, al grado que ya intercedió la Secretaría de Gobernación Federal.

Desde el año pasado la iglesia católica dio a conocer que en Huehuetlán El Grande el mencionado personaje actúa como sacerdote, no siéndolo.

En realidad es un impostor, con quien está a gusto un grupo de pobladores del referido municipio. El Padre Moncho utiliza la parroquia Santo Domingo de Guzmán de Huehuetlán para oficiar misas, confesar y obtener jugosas ganancias.

Usa vestimenta de cura, ocupa la biblia para llevar la palabra de Dios a la gente; bautiza y oficia primeras comuniones.

Las oraciones y el diálogo de los representantes de la Arquidiócesis no surtieron efecto para que recapacitara el falso cura.

Esto llevó a la Arquidiócesis a solicitar la intervención de la Secretaría de Gobernación Federal, de donde salió un oficio en febrero de 2017, firmado por la gente del secretario Miguel Osorio Chong.

La misiva fue enviada al ayuntamiento de Huehuetlán El Grande, dirigida de forma particular al alcalde Lázaro Corona Luna.

En el documento se solicita que sea desalojado el Padre Moncho de la iglesia. El argumento está basado que los templos son propiedad de la nación, de acuerdo al artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Solo que el presidente municipal ha desacatado la orden federal, porque no ha retirado al falso cura del recinto religioso.

Esa omisión molestó más a la iglesia, pues el pasado 11 de abril el arzobispo de Puebla Víctor Sánchez Espinosa leyó una carta -tras oficiar una misa- dirigida a la Secretaría de Gobernación Federal y a la Secretaría General de Gobierno en el estado, de Diódoro Carrasco.

El representante de los católicos solicitó mediar para evitar un conflicto mayor en el municipio de Huehuetlán El Grande.

El problema comenzó en el año 2016 cuando un grupo de habitantes sacó del municipio al sacerdote Mucio Cruz Maldonado y designó –sin tener facultades- al Padre Moncho, quien carece de licencia sacerdotal para oficiar misas.

El cura Mucio Cruz sigue en el municipio, trabajando desde el barrio de La Magdalena y esto ya comienza a enfrentar a dos grupos de católicos, con el riesgo de que acabe en una tragedia.

Las autoridades ya fueron avisadas, al rato que no digan que no sabían.

Se reciben quejas y comentarios en tirzoivan@gmail.com