El ineficiente David Villanueva

febrero 16, 2017 Contrastes Carlos Gómez

Carlos Gómez / @gomezcarlos79

Más de 6 mil millones de pesos observó con irregularidades la Auditoria Superior de la Federación (ASF) a la cuenta pública 2015 del ahora ex gobernador, Rafael Moreno Valle, y el titular de la Auditoria Superior del Estado (ASE), David Villanueva, ni un peso.
De ese tamaño es la ceguera de David Villanueva.
Su trabajo, está claro, no sirve para cuidar el recurso público.
Su tarea es tapar todas las irregularidades cometidas por Rafael Moreno Valle.
Ese es el mérito del auditor.
Que debería ser conocido mejor como el encubridor oficial.
¿En serio no se percató de las porquerías que hicieron en el Segundo Piso de la autopista?
¿No se enteró que el costo del Museo Internacional del Barroco incrementó más de mil millones de pesos?
¿Nunca se percató que se pagaron 139 millones de pesos en Cholula por obras muy distintas a las autorizadas en los proyectos autorizados?
¿Acaso no ha ido al estadio Cuauhtémoc para entender qué las obras son ineficientes?
Son 6 mil millones de pesos observados por la Auditoria Superior de la Federación y el flamante yerno de Melquiades Morales ni un peso pudo detectar como irregular.
Si hubiera un premio a la ineficiencia ya tendríamos ganador.
Y si hubiera otro premio a los ineficientes pero encubridores, también tendríamos ganador.
El trabajo de David Villanueva quedó exhibido por su carencia de profesionalismo.
Ah, pero eso sí.
Para castigar a los enemigos del sistema está más que “abusado”.
David Villanueva no tiene más mérito que ser un empleado más del aspirante a presidente de la República.
En un golpeador político y tapadera de tanta porquería.
Si tuviera un poquito, pero muy poquito de dignidad debería renunciar por no haber observado los 6 millones de pesos que sí halló la Auditoria Superior de la Federación en la revisión a las cuenta pública del 2015.
Pero como su desfachatez es mayor, entonces seguirá en su cargo.
Y lo hará como si nada hubiera pasado.
Como si esos 6 mil millones de pesos observados no existieran.
Total, su chamba es encubrir a su patrón.
Y golpear a sus enemigos.
En su diccionario no existen las palabras ética y dignidad, sólo están las callar y obedecer.
Y ahora la situación es peor porque deberá “revisar” las cuentas de sus familiares como es Fernando Morales y Jesús Morales.
Ni modo que le haga la maldad a su familia política.

** ** **

Eudoxio Morales Flores, catedrático de Economía de la BUAP, piensa que todas sus historias son creíbles.
Ahora inventa una de un inexistente complot al interior de la BUAP.
Jura que su expediente académico fue extraído y filtrado a sus detractores morenovallistas.
Sus historias, como su libro, no están bien fundamentadas.
Si quiere competir en la BUAP, lo deberá hacer de frente a los universitarios, sin historias, ni mentiras.

** ** **

www.contrastesdepuebla.com