Fueron de compras y desaparecieron… veracruzano busca a su familia

noviembre 28, 2017 Eje Central

Tepetzintla_familia-430x290

Veracruz.- Ángel se levanta todos los días para irse a trabajar y le reza a San Judas Tadeo para que su esposa y sus tres hijos reaparezcan. Desde el 22 de noviembre la familia Salas y la Saucedo buscan a Sonia, Oraima, Hilda y Ángel que salieron de compras y hasta ahora no han regresado.

La mañana del pasado miércoles Sonia le envió un mensaje de WhatsApp a su marido Ángel. Le decía que iría por calcetines para los niños. No hay paradero de ella y de sus hijos desde ese día; él ha descartado el abandono del hogar, “pues todos los documentos originales y oficiales de ellos están en la casa”.

“La relación era buena. No hay duda”, dice Ángel desde su casa en el municipio de la Huasteca Baja de Veracruz.

Los Salas Saucedo viven en Tepetzintla, un municipio veracruzano de apenas 14 mil 736 habitantes. Es un lugar chico donde “todos se conocen entre sí”, hay unos 50 comercios en la cabecera municipal entre panaderías, abarroteras, restaurantes y ferreterías. Cada fin de semana o en fiestas especiales se prepara el Zacahuil, un tamal gigante que se cocina en el horno de tierra.

Todos se preparaban para el baile en honor a Santa Cecilia, patrona de los músicos el 22 de noviembre, en que tocaron varios grupos locales de música banda y “chunchaca”, como llaman a la música tropical en Veracruz.

Voy a comprar a la plaza unas calcetas para los niños, vente temprano del trabajo te duermes un rato y más tarde nos vamos al baile de Santa Cecilia”, decía el mensaje que Ángel recibió horas antes de salir de trabajar.

Como todos los días, él concluyó su turno a las seis de la tarde en la Comisión de Aguas del estado, donde labora como fontanero. Cuando llegó a su casa no encontró a nadie.

No estaban, nadie los había visto. Todo estaba en la casa en su lugar (…) su familia y la mía estamos buscando y pidiendo ayuda a todos”, dice.

Sonia es de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Desde allá amigos y familiares han lanzado una campaña en redes sociales para buscar a la mujer y sus niños. “Pero no se ha obtenido un dato nuevo”, dice Ángel.

Varios perfiles en Facebook replican la información; la pregunta es “¿dónde están?” si “en la casa todo se encuentra en orden, pues incluso los documentos y ropa se hallan en su lugar”.

La denuncia fue puesta desde la noche del miércoles. En el pueblo nadie sabe dar un dato sobre la mujer de 35 años y los niños de 12, ocho y cuatro años de edad.

Ángel no ha dejado de trabajar y cumplir con sus responsabilidades. Hasta ahora ha recibido apoyo de las religiosas del pueblo que se enteraron del hecho.

Sólo espera que el poder de las redes sociales le lleve información para dar con el paradero de su familia, aunque el panorama que se vive en Veracruz no es alentador.

En agosto de 2017, el fiscal general Jorge Winckler Ortiz reconoció la existencia de tres mil 600 personas desaparecidas, aunque, a decir del funcionario, “seguramente hay muchas más”.

La devoción del padre de familia lo lleva a prender una veladora cada día 28 del mes en honor a San Judas Tadeo, el santo de las causas desesperadas. Con sus oraciones espera encontrarlos antes de prender la próxima veladora.

Fuente: Eje Central